Técnicas cubresuelos
En la naturaleza, si la humedad y la fertilidad del suelo son buenas es raro ver la tierra desnuda.

En los jardines de nuestros días la tierra sin cubierta vegetal herbácea alrededor de árboles y arbustos ofrece un aspecto con bajo valor estético, además de ser lugares donde van a nacer malas hierbas que aumentarán los costos de mantenimiento. La ausencia de cubierta vegetal trae también consigo una mayor aridez por cuanto no existe sombra que tamice la insolación directa del suelo y evite la evaporación del agua, además de problemas de erosión del suelo.

En todo jardín hay zonas que por su pendiente o inaccesibilidad se ven marginadas, otras veces no se quiere tener un excesivo consumo de agua ni un mantenimiento constante pero sí que se quiere tener una cubierta vegetal. En estos casos se crea una alfombra verde de altura baja mediante la utilización de plantas que formen colonias densas y de poca talla o especies rastreras que cubran con su follaje el suelo.
Lo que se consigue con estas técnicas es mejorar la estabilización de los suelos en pendiente, evitando la erosión. Aumentando la porosidad del suelo y previniendo la compactación, además de enriquecerlo con la materia orgánica procedente de sus residuos vegetales. Por otro lado, el mantenimiento de la mayoría de plantas cubresuelos es notablemente más económico que el del césped, tanto en zonas abiertas como en áreas de difícil acceso de la maquinaria Además, estas plantas dan lugar a una mayor economía del agua de riego al disminuir la evaporación de la humedad del suelo, porque se colocan con mallas antihierbas y sistemas de riego por goteo.

En JARDIRIOJA somos especialistas en elegir la especie más adecuada a esa zona de tu jardín de la que quieres olvidarte pero a la vez quieres que esté verde y además te ofrezca un extra, como una floración. Además de elegirla la colocamos con mallas plásticas u orgánicas, colocamos el riego, todo lo necesario para que en poco tiempo puedas disfrutarlo.