Preparación de suelos
Las propiedades del suelo influyen en el desarrollo de las plantas ya que son las que determinan la disponibilidad de aire, agua y de nutrientes que necesitan, asi como el crecimiento y expansión de las raices, la sujeción y el anclaje.

Por ello, estas propiedades (textura, estructura, porosidad, composición de minerales, materia orgánica, ..) se deben conocer antes de realizar cualquier actuación en zonas verdes.  Nosotros recomendamos hacer un análisis de suelo, realizado en un laboratorio oficial. Su interpretación nos posibilitará la realización de enmiendas de estructura y materia orgánica, aportes para corregir deficiencias, mejora de la aireación, conocimiento del pH….

Además del conocimiento de estas propiedades, se puede preparar el suelo con distintas labores, como son las labores de aireado que permitirán el intercambio gaseoso y una mayor asimilación de agua y nutrientes, labores de fertilización en profundidad, y otras.
   
En resumen que las plantas del jardín encuentren el mejor suelo donde vivir. Si la opción es el aporte de un nuevo sustrato, se tendrá en cuenta la nueva normativa que define las características físicas, químicas y biológicas de los sustratos de cultivos, el Real Decreto 865/2010, de 2 de julio, de obligado cumplimiento.